¿Qué resaltamos del 2017 y qué debemos esperar para el 2018?

  1. Los ritmos de venta empezaron a recuperarse:

Desde hace unos años por diversos factores socioeconómicos y naturales, los ritmos de venta en Lima y provincias han ido cayendo, llegando al punto más bajo en Julio del 2017. A pesar de esto, ciertas zonas mantenían ritmos de ventas saludables, tal como algunos sectores de Barranco, Miraflores, Magdalena, Pueblo Libre, Jesús María y San Miguel. Estos sectores mantuvieron las ventas debido a la migración de demanda insatisfecha y también por ser mercados que responden, en algunos casos, a economías extranjeras.

Luego de la juramentación del actual ministro de vivienda Carlos Bruce, se empezó a generar confianza en el sector, la cual se renueva hoy al mantener el cargo luego de la crisis política vivida a finales del 2017. Bruce promete traer reformas que favorecerán dinamizando el sector, lo cual nos da la confianza de seguir apostando por el mercado inmobiliario.

En el gobierno de Humala se realizaron inversiones de gran escala que tardarían en empezar a generar desarrollo; luego, en el primer año del gobierno del actual presidente Kuczynski se empezaron a activar y destrabaron algunas inversiones, lo cual ha generado mayor producción y proyección de crecimiento del PBI elevando las expectativas para la economía del 2018, lo cual va a generar trabajo y ahorro para futuras familias que necesiten vivienda.

La coyuntura internacional ha fortalecido el cobre y el oro, lo cual favorece nuestra moneda y hace crecer el PBI. Adicionalmente tenemos que considerar que los desastres naturales usualmente tienen consecuencias negativas; pero también generan oportunidades al traer proyectos, inversiones e interés público el cual, de manejarse y planificarse de forma adecuada se convertirá en fortalecimiento de la economía local.

  1. Alcaldes de Lima:

El actual alcalde Luis Castañeda Lossio dejó de lado el PLAM2035, el cual daba a los inversionistas una herramienta y confianza. Actualmente, el alcalde se encuentra en su último año de gestión, y no destacamos obras o planificación que haya favorecido a mejorar la seguridad, orden, tráfico vehicular o espacios públicos saludables.

En octubre del 2018 se realizarán las elecciones municipales, y se han aprobado nuevas razones que inhabilitarán a futuros candidatos a la alcaldía, tales como tener condenas o denuncias por corrupción, terrorismo, abuso sexual, entre otras razones que debemos seguir de cerca.

  1. Cambios de Uso:

Una de las zonas más cotizadas y dinámicas y congestionadas de la ciudad está en el distrito de San Isidro, sin embargo, es paradójico que este sector se vuelva una ciudad fantasma en la noche. Para responder a este problema, el actual alcalde del distrito Manuel Velarde busca incrementar la densidad de la vivienda y reducir el requerimiento de estacionamientos. Luego de años de análisis y propuestas, la ordenanza ya se encuentra vigente, en VeMás hemos evaluado proyectos que se ajustan a los nuevos parámetros y prevemos que se darán cambios sustanciales al distrito San Isidro y como consecuencia, también tendrán que adaptarse las ofertas de vivienda en Miraflores, Lince, La Victoria y Magdalena.

  1. Mercados de vivienda en provincia:

El sector inmobiliario en provincias se encuentra en problemas desde hace varios años, y recientemente se ha vuelto a despertar el interés de invertir en algunas ciudades. Existen varios problemas y prejuicios a la hora de desarrollar un proyecto en provincias, tales como la corrupción, sindicatos, capacidad adquisitiva, desconocimiento del mercado y mala planificación urbana.

La reciente inyección de capital por la reconstrucción genera puestos de trabajo e incrementa la demanda de vivienda, sin embargo hay que ser cautelosos y se debe evaluar bien el contexto, mercado y cliente potencial.

Como comentario adicional en VeMás opinamos que debemos estar pendientes de las medidas que se tomen para impulsar el mercado de vivienda, pensar realmente ¿qué es vivienda social? y ¿que implica la “sostenibilidad”? No son temas de moda, y debemos tomarlos en serio. Creemos que bajar los intereses debe venir de la mano con políticas de fiscalización a los traficantes de terreno que tanto daño le hacen a las ciudades y a la sociedad; también se deben tomar medidas que eviten la especulación en el valor de suelo y realmente disminuya la cuota mensual haciendo que más personas tengamos acceso a vivienda formal.

 

  1. Certificaciones Verde:

De la mano del crecimiento esperado para el 2018, se escucha cada vez más el ingreso de certificaciones internacionales de construcción sostenible o “Green Buildings” al mercado inmobiliario peruano. Con estas certificaciones no solo se generan grandes ahorros en operación (energía, agua, mantenimiento) sino también una mayor captación y retención de usuarios en la edificación. Asimismo aumenta el valor de la propiedad y genera mayores retornos para los inversionistas. Estas certificaciones ingresaron principalmente para edificios prime pero según hemos conversado con la especialista Ana Lucía Granda, CEO de LEAF, empresa consultora de edificios sostenibles, hoy en día existen municipalidades que tienen ordenanzas en proceso de evaluación o ya aprobadas, las cuales benefician con ampliaciones de parámetros (mayor altura, mayor densidad, aceleración de trámites, etc.) a proyectos que cuenten con estas certificaciones de sostenibilidad. Esto se traduce a un nuevo enfoque por parte de las inmobiliarias a la hora de evaluar y realizar sus proyectos, pero más importante aún es que los consumidores empezaremos a estar informados y buscar alternativas que generen bajo impacto al medio ambiente y una mejor calidad de vida.

 

Fuentes:

Sentenciados por terrorismo no podrán participar en las próximas elecciones

Programa de vivienda sostenible con tasa de interés preferencial lanzará el Gobierno

Tasa de interés preferenciales para compra de viviendas sostenibles.


0 Comentarios

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.