Según el Sistema de Información Geográfica de la Dirección General de Patrimonio Arqueológico Inmueble del Ministerio de Cultura, existen 2,672 edificaciones denominadas como “huacas” en el Perú. Lima posee un total de 431 huacas a nivel provincial. 377 de estas han sido declaradas como patrimonio cultural de la nación. Sin embargo, solo 27 de ellas han sido acondicionadas y puestas en valor.

Estas huacas, cuando no son trabajadas, funcionan como barreras urbanas. Suelen crearse barrios con menor calidad de vida respecto al sector urbano donde se encuentran. Este fenómeno se genera por varios factores, entre ellos:

  • La forma en cómo se ha ocupado el suelo históricamente (invasión, planificado)
  • Las características del distrito donde se encuentra
  • Las características de la edificación y cómo este se está relacionado con el entorno.

De esta manera, las huacas sin trabajar se vuelven “tumores”. Deterioran la autoestima, salud, seguridad y oportunidades de las poblaciones dentro de su radio de influencia. Queda claro que es un problema que persiste en el tiempo, y debemos hacer algo para cambiar la situación.

Para lograrlo desde VeMás, estamos realizando una serie de análisis y acciones que esperamos aporte a mejorar nuestro legado.

¿Qué es una huaca?

Por definición, “huaca es el término quechua que hace referencia a un lugar u objeto sagrado. Por lo tanto, huaca puede ser una construcción religiosa, un cerro, una laguna, un riachuelo, un árbol, una cueva o cualquier lugar u objeto (una piedra, un ídolo o una momia) que los antiguos peruanos consideraban sagrado. Con el tiempo, el término ha cambiado de connotación y hoy llamamos huaca a todo el patrimonio monumental y arquitectónico prehispánico como templos, centros administrativos, fortalezas, cementerios, etc. Es decir, los peruanos actuales asociamos el término con cualquier construcción física levantada por nuestros antepasados.”

Para Luis Enrique López-Hurtado, Coordinador de Sector de Cultura de UNESCO Perú, “las huacas son restos patrimoniales de igual o mayor importancia que aquellos que provienen de otras épocas” y la importancia de cuidarlas es por “ser legados del Perú prehispánicos y testigos de las grandes civilizaciones que se desarrollaron en este territorio antes de la llegada de los españoles”.

El divorcio de las huacas con la ciudad moderna:

En la investigación arqueología – histórica en las «huacas» de la ciudad de lima realizada por la Mg. Arq. Rosabella Álvarez-Calderón nos muestra cómo los mismos estudiosos fueron quienes crearon esta división artificial.

“El sesgo que ha motivado a muchos arqueólogos a construir una narrativa limitada al período prehispánico también podría deberse a una visión negativa de los períodos colonial y republicano, y al hecho de que estos han sido asociados a los conceptos de deterioro y ruina en general.”

“En la que lo prehispánico es considerado digno de conservarse solo por su edad, mientras que lo histórico debe justificar su valor. De la misma manera, también «congela» a las huacas y a los paisajes culturales prehispánicos en un pasado específico negando su larga historia y su naturaleza dinámica. El requisito de la intangibilidad es especialmente problemático para el caso de sitios y paisajes culturales que no solo tuvieron un importante desarrollo en tiempos históricos, sino que incluso continúan siendo utilizados hasta el día de hoy. – Arqueología histórica en las «huacas» de la ciudad de lima: ampliando la narrativa”

“En el caso de las huacas de Lima, esta exclusión de la historia colonial y republicana podría representar un esfuerzo por eliminar no solo los elementos arquitectónicos y de infraestructura asociados al proceso de ruina, deterioro y destrucción, sino también las memorias y significados asociados. De la misma manera, se trataría de una forma de estabilizar las huacas y mantenerlas en el pasado prehispánico como edificios en uso activo, a partir de la conservación de su integridad física y del divorcio de su actual contexto urbano moderno.” (Arqueología histórica en las «huacas» de la ciudad de lima: ampliando la narrativa, Rosabella Álvarez-Calderón.)

Gestión del Patrimonio y Urbanismo

El Perú, tierra de culturas milenarias, diversos grupos de ciudadanos están desarrollando distintas iniciativas para que el inmenso patrimonio arqueológico de la nación no se pierda y sea parte del orgullo de los peruanos. Sin embargo, no es suficiente con restaurar, también debe mantenerse e integrarse a la comunidad, brindando oportunidades para no representar una barrera de desarrollo. Aquí más información sobre algunas iniciativas.

¿Qué efecto genera una huaca en el sector y que sucede cuando se recupera? 

A pesar de contar con el potencial, seguimos tratando a las huacas como espacios residuales. Estos son espacios que no se integran a la trama urbana. No se incorporan tampoco a nuestras actividades culturales de forma activa ni pasiva. Por lo tanto lo sentimos como algo lejano, ajeno y sin vida.

Esta forma de pensar en las huacas, así como la gran cantidad e intangibilidad de este elemento, las convierte en barreras urbanas que complican la integración y accesibilidad. Crean una imagen de abandono (ventanas rotas). En consecuencia termina volviéndose un generador de burbujas de subdesarrollo dentro de sectores metropolitanos.

Debemos cambiar la forma cómo pensamos en las huacas. Es necesario integrarlas a la malla urbana y entenderlas dentro de un contexto integral. Lo ideal sería que la comunidad sienta orgullo y pertentencia. En lugar de generar islas de subdesarrollo, conviene transformarlas en focos que irradien cultura, valores, regeneración urbana, integración, y otros fenómenos virtuosos.

Cambios en la forma cómo percibimos y abordamos la huaca

Originalmente las huacas se encontraban en zonas estrategias, controlando los aspectos religiosos, económicos y administrativos de la cultura que la edificó. Asimismo, las huacas estaban interconectadas por una red de rutas comerciales, productivas y de los mismos pobladores, en este sentido, la morfología de la huaca y la ciudad, así como su funcionamiento estará siempre estrechamente vinculados.

La huaca no es un elemento ajeno a las dinámicas de la ciudad, planificar la restauración, puesta en valor o activación va a tener un impacto en la calidad del espacio urbano, en las dinámicas socioeconómicas y en el valor de la propiedad colindante; y es por esta simple razón que debe integrarse el desarrollo inmobiliario, urbano y del patrimonio a la hora de estudiar y promover su intervención.

Al ser cada urbe única y compleja, es necesario realizar un plan específico para cada zona que se encuentre dentro de la influencia de una huaca. Deben evaluarse a los residentes, sus dinámicas, cómo se relacionan a nivel local y metropolitano y así tomar las decisiones más acertadas respecto al plan de intervención del monumento y los cambios de normativas dentro del radio de influencia.

Para poder lograrlo, debe haber un cambio de enfoque donde la huaca forma parte del tejido urbano. Debe formar parte del imaginativo e identidad colectiva de forma que represente valores positivos y oportunidades. Para lograrlo podemos aplicar conceptos existentes. Uno de ellos es conocido como DAET.

DAET: Derechos Adicionales de Edificación Transferible

Esta herramienta puede plantearse con distintos objetivos dependiendo de quién gestione y cómo se distribuya el dinero recaudado. En tal sentido, puede planificarse una distribución de la plusvalía generada hacia el monumento, el municipio, ministerio, comisaría o cualquier otro que sea relevante para los objetivos planteados. Algunos de estos pueden ser:

  • Proteger y conservar las zonas monumentales y centros históricos.
  • Fortalecer la Identidad mediante el control de escala, formas, lenguaje y colores permitidos.
  • Mejorar la seguridad local mediante estrategias de regeneración urbana, inversión privada y colaboración de la comunidad.
  • Motivar usos mixtos
  • Motivar la inversión privada
  • Promover gobernanza participativa
  • Preservar o implementar las áreas para la creación o ampliación de espacios públicos. Alternativamente, para la construcción o ampliación de vías en el área urbana de las ciudades.
  • Promover el desarrollo urbanístico sostenible en el sistema vial primario o metropolitano o en las zonas identificadas en el PDU.
  • Mejorar la conectividad a nivel local mediante normativas y bonos que refuercen sistemas de micromovilidad así como las conexiones intermodales
  • Promover la aplicación del Código Técnico de Construcción Sostenible, en las edificaciones.
Categorías: Opinión