“Se percibe una contracción natural en las ventas. El contexto electoral influye, y por el momento la incertidumbre es grande”. Así nos comentó Helmut Schrader, Gerente General de Inmobiliaria Caza Sueños y CEO del Grupo Trust. A raíz del aumento del tipo de cambio a inicios de esta semana, Ciudad+ conversó con el CEO para consultar su evaluación del impacto del actual clima de incertidumbre en el mercado inmobiliario y financiero.

Ciudad+: Esta semana arrancó con un tipo de cambio al alza, junto con un clima de incertidumbre sobre el futuro de la economía nacional. ¿Cómo han evaluado esto desde el sector inmobiliario y financiero?

Helmut Schrader: La coyuntura electoral juega un papel muy importante. Hemos realizado un análisis a nivel interno con el Grupo Trust y nuestros socios estratégicos, y si bien la volatilidad del tipo de cambio es algo a lo que estamos acostumbrados en el sector inmobiliario, el reto está en el mediano plazo. En ocasiones anteriores, este tema se atiende mediante acciones del BCR; pero aquí tenemos que la volatilidad es causada por un temor a una coyuntura política, y eso va a irse equilibrando con el correr de los días. Es evidente que hay un escenario político que genera una menor predictibilidad sobre el manejo económico del país, allí dependerá bastante de la serenidad de los actores económicos del mercado para evitar que el tipo de cambio se dispare. Sin embargo, nosotros confiamos que se tomarán las medidas necesarias para hacerle frente a cualquier escenario, y por ello seguimos apostando por el Sector Inmobiliario.

Está claro para todos que, nuevas reglas de mercado, supondrá un reto para los encargados de realizar la planificación y las proyecciones, pero lo cierto es que la demanda insatisfecha de viviendas sigue siendo muy alta, y para cualquier Gobierno será un reto importante enfocarse en el Sector. Claro está que, dependiendo de quien llegue a Palacio, las estrategias y enfoques pueden variar, por lo que nos tocará estar muy atentos para saber dirigir las inversiones a donde realmente podamos generar valor.

Siempre en escenarios de mucha incertidumbre tienes de todos los perfiles: aquellos que son más conservadores y otros que pueden arriesgar un poco más. Al final, a todos nos queda esperar y jugar al propio instinto y a tu olfato para tratar de cubrirte de la mejor manera. Definitivamente, sea cual sea el resultado electoral, el mercado inmobiliario se verá impactado, pero no necesariamente de forma negativa. Todo dependerá de cómo vamos a reaccionar ante eventuales cambios, y en el caso puntual, ver qué tanto influye el tipo de cambio para cada caso, ya sea a nivel del costo de construcción, o en la moneda que se utilice para vender los inmuebles, entre otros factores.

Por otro lado, nosotros estamos en la obligación de escuchar a nuestros inversionistas, y lo que más les preocupa es que podamos garantizar la seguridad de la inversión. Para ello, estamos muy atentos a factores como el sistema financiero tradicional. Aquí en Perú el mercado inmobiliario no funciona sin la Banca. Esa lectura también es importante, entender sus políticas de otorgamiento de créditos hipotecarios, financiamientos al promotor y/o al constructor, etc. Sus decisiones siempre influyen en las acciones de los desarrolladores, y todos estamos a la expectativa de ellas.

Freno en el proceso de compra

C+: Tenemos información de inmobiliarias que están optando por frenar lanzamientos y adquisiciones; e incluso algunos clientes que llegan a la posición extrema de pedir clausulas con nombre y apellido: si sale tal candidato, me devuelves la inversión. ¿Cómo han estado actuando ustedes en este período de incertidumbre?

HS: Sí, he visto aquello que mencionas, con varios actores del mercado incluyendo cláusulas y condiciones ancladas al resultado de la segunda vuelta. Pero se debe sobre todo a la sensación de incertidumbre que tiene el mercado actualmente. Esto va a ir cambiando en el transcurso de las semanas.

En nuestro caso, estamos en medio de un proceso de compra de un terreno, y tenemos un grupo de inversionistas que prefieren esperar hasta el 7 de Junio y otro grupo que ve con mucho más optimismo el contexto. Lo cierto es que todos los involucrados en el proceso de negociación están atentos a los posibles riesgos, y estamos de acuerdo en actuar con cautela, aunque ello no significa parar. Nosotros seguimos apostando por nuestros proyectos.

C+: ¿Es posible que, si es que sigue el dólar en alza, veamos a inmobiliarias migrar sus ventas a soles?

HS: Esto depende de varios factores, ya que al final el tipo de cambio implica toda una cadena detrás. Por ejemplo, hay inmobiliarias que no manejan muchas importaciones, si logran negociar bien su suelo pueden anclar su precio en soles, etc. No hay una regla exacta: inmobiliarias en segmentos distintos pueden tener procesos distintos que los empujen a tomar decisiones distintas con respecto a la moneda que utilicen. Al final dependerá de los precios de tu estructura de costos: cuánto compras y cuánto vendes en dólares o en soles. Sin embargo, me animo a creer que en productos más premium se mantendrá el dólar con fuerza, y quizás en proyectos de menor ticket esto sea a la inversa.

C+: Hemos visto que hay una mejora en los bonos para segmentos C y D, a la par de una caída en los ingresos del sector B. ¿Los fondos de inversión, como Trust estarían interesados en migrar hacia el C?

HS: Desde Trust no tenemos por ahora planes para migrar hacia el C, sin embargo, eso no quiere decir que no estemos evaluando constantemente este segmento. Nosotros somos una inmobiliaria nueva, más allá de la amplia experiencia de todo nuestro equipo directivo, y estamos buscando ganar un espacio en el NSE B. Creemos que si hubiese una migración masiva hacia el NSE C y D, hay otros actores en el mercado que van a mirar rápidamente hacia allá y podrían terminar dejando espacios en el B que bien podemos atender empresas Boutique como Inmobiliaria CazaSueños. En nuestro caso, nosotros esperaremos con calma para ver cómo se van a redistribuir los actores; y no necesariamente nos iríamos a donde vaya la mayoría. Tenemos una estrategia clara y sabemos a dónde y cómo podemos generar mayor valor. Somos una inmobiliaria boutique, y nuestras aportaciones y estructuras son eficientes para este segmento. En todo caso, el reto radicará en que en un mediano plazo podamos competir con un producto distinto, pero igual de eficiente y atractivo para un nuevo mercado.