La coyuntura actual nos abre los ojos y obliga a que cuestionemos si es que las viviendas y los edificios donde vivimos están configurados adecuadamente.

También ha hecho que resalten y aparezcan nuevas necesidades que antes pasábamos por alto. En este artículo analizaremos y mostraremos nuevas y antiguas formas de configuración de unidades de vivienda y áreas comunes con el objetivo de inspirar a pensar de forma innovadora, incorporar la tecnología y nuevos estilos de vida a la forma cómo se concibe un hogar dentro de la ciudad.

1. Nueva configuración y programación de las unidades de vivienda.

A lo largo de estos últimos años, el estilo de vida obligaba a las personas a pasar la mayor parte del tiempo fuera de sus casas. Esto ocasionó que las viviendas se transformen y se compacten, llegando a formar básicamente 4 espacios bien definidos que en muchas ocasiones estaban subutilizadas: 

  • Sala-Comedor.
  • CocinaLavandería.
  • Baños.
  • Dormitorios 

Sin embargo, de la noche a la mañana, nuestros hogares se vieron obligados a convertirse en espacios multipropósitos. Pasaron de ser el lugar al que se llegaba a relajarse y dormir a un lugar donde algunos trabajan, otros juegan, otros cocinan y otros se relajan al mismo tiempo.  

Esto ha ocasionado muchos problemas y dificultades debido a la forma en la que han estado siendo diseñados estos espacios.  

Queremos compartir nuestras consideraciones e invitarlos a repensar la forma como se debe diseñar y utilizar el espacio teniendo en cuenta la tecnología existente para que las viviendas sean funcionales no solo para durante periodo de cuarentena sino para la posteridad. Además del factor programático, también nos encontramos con una variable de salubridad muy fuerte a considerar.  

Hall de ingreso:

En muchas viviendas el hall de ingreso no existe o es muy reducido; debido a esto, en esta época de cuarentena nos hemos visto obligados a acondicionar espacios de este tipo a la entrada de la vivienda para tener un ingreso y salida con las medidas de salud recomendadas por la crisis en la que nos encontramos.  

En los nuevos diseños de vivienda es muy importante que exista un adecuado hall de ingreso. En este debe existir un espacio de almacenamiento para dejar los artículos relativos a la movilidad urbana como cascos, zapatos, abrigos, asimismo, es importante considerar aquellos artículos más pequeños y con otros objetivos cómo mascarillas, guantes y elementos de sanitización cómo lámparas ultravioleta o UV, gel desinfectante, alcohol junto con paneles explicativos de su adecuado uso.  

El hall debe considerar que el e-commerce cobrará mayor importancia. En edificios con gran cantidad de departamentos, puede generarse congestión y alto trafico de personas y productos. Por ello, esta nueva dinámica debe considerarse en el diseño mediante bordes blandos, retiros y espacios de espera pre lobby. 

Luego de acercarse al departamento, también se debe considerar la cercanía del ingreso con la cocina. Uno de los motivos principales por la que las personas saldrán será el abastecimiento, así, las bolsas y artículos comprados podrían luego de pasar por las lámparas UV a ser limpiadas y almacenadas en el departamento sin incrementar la probabilidad de contaminación del resto de la vivienda.  

Cocina 

Las cocinas han ido reduciendo su tamaño y hasta fusionándose con los espacios de comedor o sala. Frente al nuevo estilo de vida (al que se le suman las limitaciones de los servicios de delivery) esta ha cobrado un nuevo valor ya que en muchos hogares donde no tenían la costumbre de cocinar han empezado a hacerlo. Por esto las cocinas deben ser funcionales, flexibles y aumentar el espacio de almacenaje. Tal vez sea buen momento para repensar el formato de refrigeradoras y su multifuncionalidad integrada a la cocina no como un artefacto, sino como un mobiliario. 

Lavandería y zonas de almacenamiento de aseo  

Una de las claves para no contagiarse es la de mantener todo bien aseado y desinfectado, es por esto que el área de lavandería ha sido de vital importancia. En esta zona no solo se va a lavar constantemente la ropa, sino que se guardarán muchos más artículos de limpieza, es por esto que el espacio de almacenaje debe diseñarse para tener mayor capacidad, tal vez pensando en distintas alturas de techos, más área o integración con otros espacios con usos similares o complementarios. 

Terrazas  

Las áreas libres también serán necesarias en las viviendas. Si se espera pasar tanto tiempo en la casa, se debe tener una conexión más directa con el exterior. Estas en los últimos años se han convertido en espacios muy reducidos y poco funcionales. Los especialistas recomiendan ampliarla considerablemente.

Otra posibilidad es que estos espacios se desarrollen en las áreas comunes, para dejar el área funcional del departamento lo más eficiente posible.

Existen opciones modulares como balcones retractiles que podrían ayudar a hacer más dinámico el espacio y a su vez añadir valor a las fachadas. Sin embargo, las limitaciones de ticket obligarán a que las terrazas sean de uso común. Debe replantearse  cómo se generan los parámetros urbanos para permitir más áreas sociales en edificios multifamiliares sin afectar la rentabilidad de los proyectos. 

Áreas sociales del departamento.  

Debido que los lugares de recreación estarán cerrados por un buen tiempo, las áreas sociales de la vivienda como la sala y el comedor cobran mayor fuerza. Estas deben ser lo suficientemente cómodas y flexibles para reemplazar los lugares recreativos. Sin embargo, en sectores de vivienda social estos espacios hoy ya son subsidiados por las áreas de uso común. En tal sentido, perder áreas comunes para incrementar el área de los departamentos encarecería el ticket pagable haciendo poco rentable el proyecto. Por lo tanto la solución se vuelve a enfocar en cómo los parámetros urbanos nos deben permitir más espacios sociales, familiares seguros y adecuados al cliente.  

Espacios Flexibles.  

Este aspecto es quizá uno de los más importantes ya que según el portal español Invertia debemos pensar no en ambientes con funciones ya definidas sino en ambientes flexibles que permitan al futuro dueño de la vivienda elegir de qué forma usará dicho ambiente (dejando de lado a la cocina y a los baños). De esta forma los espacios del departamento serían más funcionales y con mayor área, pero no aumentaría el precio del departamento ya que dentro del costo no se contaría parte de los acabados y cerramientos

La flexibilidad no es solamente una característica del mobiliario, sino que puede ser ayudada de la tecnología digital. Puesto que vamos en camino a una transformación digital forzada, los mobiliarios deben poder servir de ayuda a los distintos aplicativos de videollamadas, parlantes, paneles de “fondo verde”, y aislamiento acústico necesario para poder realizar las actividades de teletrabajo

viviendas post covid-19

2. Repensando las áreas comunes en los edificios

Como hemos mencionado en otros titulos, las áreas comunes ahora van a cobrar mayor importancia, ya que deberán subsidiar muchos de los usos sociales y de filtro que los departamentos no podrán absorber. También deberán repensarse en función al teletrabajo y tecnología. Por ello los amenities y áreas comunes también están en proceso de repensarse.

Estos se habían estado enfocando sobre todo a áreas sociales para vender estilos de vida. Sin embargo, hoy podemos pensar que la forma como trabajan los restaurantes va a cambiar. No es tan descabellado pensar en que:

  • Los chefs a domicilio tendrán mayor importancia
  • Las congregaciones pequeñas y familiares serán la norma.

Los nuevos usos que se le darán a los departamentos obligarán a que algunos estén parcialmente subsidiados en los espacios comunes.  

En tal sentido, las áreas comunes además de seguras deben ser multifuncionales, adecuadas al perfil del usuario, eficientes y por lo tanto, complementarias con la infraestructura urbana de la ciudad. Debemos pensar en los usos comunes como una extensión de la casa y de la ciudad misma. Por estas razones, algunas ideas o sugerencias que podemos plantear son las siguientes:  

Lobby de ingreso:

viviendas post covid

El lobby de ingreso al edificio es la conexión de este a su entorno. Muestra como el proyecto se inserta en la ciudad. La realidad es que la micromovilidad ha cobrado fuerza, debido a esto en el lobby de ingreso se deben considerar espacios para el estacionamientos sin interrumpir ni exponer a los usuarios. Además, conviene implementar espacios de aseo y control de salubridad de usuarios y vehículos.  

Mas área libre:

La cuarentena nos ha hecho ver la importancia de tener áreas libres funcionales y sobre todo nos ha hecho desear tener áreas verdes. Esto debido al efecto de estar tanto tiempo en un lugar pequeño causa estrés y ansiedad. Para contrarrestar esto, las áreas comunes de los edificios deben ubicarse de tal forma que todos los usuarios del edificio puedan disfrutar de ella. No solo los del primer nivel; además, estos deben contar con gran cantidad de área verde. De esta forma, se piensa en terrazas a medios niveles, o espacios de áreas libres que se conecten con la ciudad. 

Viviendas Post Covid-19

Singapore Sky Habitat by Moshe Safdie

Viviendas Post Covid-19

Muro Verde Central En vivienda

 También es necesario considerar espacios de relajación o meditación individuales dentro de estas áreas libres con el objetivo de que los usuarios cambien de ambiente a modo de “respiro”. 

¿Co-work? O cabinas de teletrabajo con tiempo limitado:

Es una realidad que el teletrabajo se ha convertido en una alternativa del día a día. Adecuarse a este tipo de actividades puede resultar difícil. Se necesita un espacio con las condiciones adecuadas (silencio, internet potente, escritorios adecuados, etc). El intentar incluir este espacio en las nuevas viviendas podría traer consecuencias negativas ya que aumentaría el tamaño del departamento lo que lo haría más caro, además mantener la concentración y un horario al trabajar en casa es complicado pues constantemente se producen estímulos Es por esto que las áreas comunes de coworking son esenciales y para que funcionen adecuadamente se deben considerar: 

  • Mantener una separación de 2 metros entre los usuarios.
  • Reducir el tiempo de permanencia. 
  • Instalar barreras físicas para separar los ambientes.

Ascensores:

Se busca que este tipo de elementos tengan una mayor automatización para mitigar el contagio. De esta forma elementos como puertas automáticas o ascensores activados por voz serían una gran solución ante la coyuntura actual. 

Si bien es cierto no sabemos hasta cuándo durará la época de la cuarentena, es un hecho que la vida será diferente. Las personas seguirán pasando mucho tiempo en sus viviendas. Es por esto que la adecuada distribución y diseño de ellas va a mejorar la calidad de vida de las personas. 

Estacionamientos:

La tendencia a ciudades completas y peatonales, además de la instauración de la micromovilidad reducirá la demanda de estacionamientos para automóviles.  Esto permite aprovechar un volumen menor de metros cuadrados construidos y destinarlos a los nuevos amenities que se irán instaurando. Las playas de estacionamiento podrían dar espacio a:

  • Cabinas de teletrabajo
  • Juegos para niños
  • Lockers y camerinos
  • Micromovilidad
  • Almacenes frigoríficos comunales

Conclusiones

Debemos reflexionar sobre la relación entre los inmobiliarios y la ciudad. Debido a todos los cambios que van tener que darse en los estilos de vida, hábitos de traslado y formas de trabajo, las ciudades pareciera que recuperarán espacio para árboles, peatones e infraestructura, lo cual ayudará a mejorar la experiencia de caminar en el barrio y sumará identidad.

Es muy importante pensar que los desarrolladores inmobiliarios somos responsables no solamente del edificio que construimos, sino de cómo sus usuarios se relacionan con el espacio urbano donde se enmarca el proyecto, por esta razón, imploramos un mayor espíritu de colaboración entre las inmobiliarias y las municipalidades para que los espacios que hoy están destinados para el vehículo privado, se vuelvan áreas de ocio pasivo, activo, verde y sombra.

Todo esto:

  • Mejorará la calidad de vida y salud mental
  • Motivará negocios locales
  • Activará la economía local
  • Disminuirá la delincuencia
  • Brindará valor e identidad de una comunidad. 

 

 

AUTORA: Leonor Vargas Saavedra 

FUENTES: Portales web como Grupefebe, Invertia